Pimientos rojos asados en casa
Made with love

0 0
Pimientos rojos asados en casa

Compártelo en tu red social:

O simplemente puede copiar y compartir este enlace

Ingredientes

6 Pimientos rojos
Agua 1 chorrito

Añadir a Recetas favoritas

You need to login or register to bookmark/favorite this content.

No hay nada mejor que el olor de los pimientos asandose en el horno

  • 80 min
  • Fácil

Ingredientes

Instrucciones

Hoy vengo con una de mis pasiones culinarias, hoy desvelo un secreto a voces.  Soy fan incondicional de los pimientos asados en casa. 

Los que me seguís por las redes sociales no os sonará a nuevo. Muchas fotos de las que publico, sobre todo en mi Instagram  van acompañadas de uno de mis alimentos favoritos, los pimientos. Rojos, verdes, amarillos, picantes, en vinagre, del piquillo,  crudos, fritos, asados, rellenos, en ensaladas, de acompañamiento… Reconozco que no me canso de ellos y nunca faltan en mi nevera. Ahora que están en plena temporada es cuando aprovecho para comprar, a buen precio,  asar y tenerlos listos para comer siempre que me apetezcan.

En  casa, mi madre siempre ha cocinado, mucho y bien. Recuerdo que cuando mis hermanas y yo éramos pequeñas no faltaba un bizcocho o una tarta el fin de semana, natillas o flanes para una merienda especial , o los riquísimos yogures que hacia en la yogurtera, que acabo de heredar por cierto. En temporada siempre preparaba salsa de tomate para todo el año e incluso embotaba bonito. La verdad que no sé cómo lo hacía con 3 niñas pequeñas pegadas a sus faldas. Estoy segura que es de ella de quien he heredado mi pasión por cocinar y comer. Como lo he visto siempre en casa no me resulta extraño comprar kilos y kilos de pimientos para tirarme todo un día asando, limpiando y embotando. Aunque es agotador la recompensa merece mucho la pena.

Después de años de perfeccionamiento, (un poco exagerada ya soy),  tengo mi receta favorita. La primera parte es fácil, trabaja el horno, la segunda, pelarlos,  sencilla pero un poco más laboriosa. Una vez que tengo los pimientos asados, pelados y en tiras opto por conservarlos en bolsitas con la ración deseada y una vez fríos los congelo.  No ocupan nada en el congelador y los tengo a mano para utilizar en cualquier momento.

Si os parece os cuento como los hago, estoy segura que cada uno de nosotros tenemos nuestra fórmula mágica. ¿Cuál es la vuestra?, ¿Os gusta asar pimientos o os apañáis con unos en conserva?

Fotografía de Ápice Photography para Gourmet Bilbao

 

 

 

(Visited 93 times, 1 visits today)

Pasos

1
Hecho

Precalentamos el horno a 180º calor arriba y abajo.
Comenzamos lavando muy bien los pimientos.
Los ponemos en la bandeja apta para el horno que vayamos a utilizar. Es preferible que tenga un poco de altura ya que el pimiento va a soltar su jugo, les ponemos un chorrito de agua e introducimos en el horno.
Cada cierto tiempo vemos que tal van y vamos girando para que se hagan por igual.

2
Hecho

El tiempo que he puesto es totalmente orientativo. Depende del horno que tengamos y la cantidad de pimientos que hagamos a la vez. Simplemente vamos observando, si no hay líquido le añadimos un poquito de agua y vamos dándoles vuelta según lo vayan pidiendo.
Sabremos que ya están cuando la piel se arrugue.
Con mucho cuidado los pasamos a un recipiente alto, tipo ensaladera por ejemplo, con el jugo que han soltado y la tapamos con un trapo limpio. De esta manera, y cuando se hayan enfriado un poco, podremos pelarlos más fácilmente.

3
Hecho

Llega el momento de pelarlos, la tarea más pesada. Yo suelo poner unos papeles de periódico en la encimera donde voy poniendo directamente las pepitas y pieles, y el tallo. Así es más fácil luego la limpieza.
En otro recipiente vamos poniendo la carne del pimiento en tiras ya limpia de piel y pepitas.

4
Hecho

Si eres como yo y te gusta preparar mucho de una vez, hemos de conservarlo para utilizar cuando nos apetezca. La manera más sencilla es introducir la cantidad deseada en bolsas aptas para congelar, cerrarlas bien y una vez frías guardar en el congelador.
Cuando queramos utilizarlos bastará con sacarlas a la nevera unas horas antes y listo.

Nota: Como veis no utilizo aceite ni sal para cocinarlos. Creo que no lo necesitan. Ya se pondrán al punto cuando los vayamos a comer.

Eva Anía Blesa

Me gusta cocinar, me encanta el olor de los pimientos rojos asándose en el horno, disfruto regalando momentos a través de un plato.

Opiniones de la Receta

Todavía no hay comentarios para esta receta, utilice el siguiente formulario para escribir su opinión.
Magdalenas tradicionales de frutas escarchadas 1
anterior
Magdalenas tradicionales con frutas escarchadas
Bizcocho de calabaza con un toque de canela 1
siguiente
Bizcocho de calabaza asada con un toque de canela

Escriba su Comentario